¿Qué vas a hacer con tu vida?


¿Qué vas a hacer con tu vida? Quizás es un pregunta un poco fuerte para estas horas de la mañana, para este día de la semana y para esta altura del año. Pero, permíteme que insista… ¿qué tienes pensado hacer con tu vida?

No, no quiero ser una pesada o llevarte por el camino del autoconocimiento o invitarte a que lo dejes todo y dediques tu vida a trabajar con una ONG. Aunque todo eso está fenomenal.

Pero tú y yo sabemos que tienes un sueño y que quieres que esa futura realidad te permita vivir una vida plena, tranquila y feliz, disfrutando y haciendo lo que más te gusta.

Qué vas a hacer con tu vida o una idea debe convertirse en un negocio.

Así de sencillo, una idea, tu idea, debe convertirse en un negocio. Y es tan sencillo de decir como sencillo de ejecutar.

Quizás ahora mismo, mirando tu sueño con ojos de sorpresa, te parece que es una montaña y que jamás podrás enfrentarte a tanto trabajo. Pero lo mejor en este caso, y en todos los casos de tu vida, es ser organizado.

Siéntate y haz un esquema de lo que necesitas para lograr tu objetivo. Piensa en los proyectos en los que puedes distribuir el trabajo. Y dentro de cada proyecto, en las tareas que lo componen.

Ya está: acabas de convertir algo inmenso en una serie de tareas que se pueden afrontar con constancia y que se pueden ir ejecutando con tranquilidad en poco tiempo (relativamente).

No hay nada imposible, simplemente hay ideas que no se han esquematizado.

Un negocio es algo que vende.

Dicho lo anterior, te hago una advertencia: una idea de negocio es algo que se puede vender. Por definición.

Un negocio se basa en la venta de algo. Lo que sea. Un producto o servicio. Pero algo que la gente, primero, necesita y va a disfrutar, y, segundo, algo por lo que puedes cobrar.

Si no cobras, mejor trabaja con una ONG, como decíamos al principio, que ellos tienen claro a quién y cómo deben ayudar.

El dinero no suele caer del cielo.

Me encanta esta frase de Pepa Cobos. Y me gusta mucho el párrafo en el que viene insertada y que te comparto aquí:

“Nos hemos creído que esto es tener ganas, montar una web, hacerse tres fotos chulas y esperar sentado a que el dinero vaya llegándonos poco a poco.

Y aunque, por supuesto, las ganas son importantes, la web imprescindible y las fotos chulas nunca están de más, siento comunicarte que el dinero no suele caer del cielo”

Hay mucha información, en su mayoría falsa, malintencionada o falta de criterio y experiencia, en internet sobre cómo hacer dinero con tu negocio online.

Por experiencia te digo que, en un 90%, esa información es falsa. Y, te preguntarás, ¿cómo vas a creerme a mí y no a los otros? Sencillo.

Cree a aquellos te hablen de esfuerzo, inversión y formación. A los que te digan que no es fácil. A los que “se lo han currado”.

Y deja de escuchar cantos de sirena.

Los influencers y otra peña que cree que con la publicidad se puede ganar dinero en internet.

Todavía recuerdo, en mi anterior negocio, a gente diciéndome, sin experiencia, porque un amigo suyo se lo había contado, cómo hacer dinero con mi web.

Y yo tenía la experiencia ya: si no vendes nada, no puedes ganar dinero, ni aunque te visiten, como a mí, más de 500.000 personas en un mes. De la publicidad no se vive.

Ahora me dirás que determinadas personas, los llamados “influencers” viven de ello. Alguno hay, no te diré que no. Pero, siento hacerte bajar de la nube, eso que tienen no es un negocio.  No hay futuro para un sistema como ese.

Tú quieres un negocio, algo que te permita vivir con tranquilidad y a largo plazo. Un trabajo en el que tú seas tu jefe, en el que tú tomes las decisiones y no estés sujeto a los vaivenes de las modas.

Pero, ¿cómo se consigue eso?

Hay que soñar en grande y trabajar más a lo grande

Antes hemos dicho que un negocio es algo que vende. Y añado, algo que vende cada vez más. Y no, no es que sea partidaria de esos que sólo piensan en creer a costa de trabajar muchísimo.

Es simplemente que he visto mucha gente que ve su negocio de forma incorrecta. Piensan tan sólo en el momento actual y no hacen planes para el futuro.

Si no piensas en crecer, mejorar y adaptarte continuamente al mercado, lo que tienes es un “auto-empleo” y el mercado, más pronto que tarde, te va a mandar a la calle.

Un negocio es algo que tiene que producir un sueldo, sí, pero también beneficios, y que tiene que crecer y evolucionar para que tengas un trabajo para toda la vida.

Para que algún día puedas dejar de trabajar.

Por eso te digo que hay que soñar a lo grande. No en hacerse millonario, pero tampoco en tener un mini-sueldo con el que ir tirando.

Y para eso hay que trabajar a lo grande.

Eso no quiere decir que trabajemos mucho, más bien al contrario, que trabajemos inteligentemente y con un plan. Como hacen los grandes de cualquier industria.

Cuanto mejor organizados estamos mejores resultados conseguimos, y con mucho menos esfuerzo. Lo importante en nuestro negocio será vivir sin ser esclavos de lo que hacemos.

Cuál es el primer paso.

Creo que después de todo lo que te he dicho está claro: lo primero es tener una idea, tener algo que vender y tener un plan.

No, no son tres cosas, básicamente es la misma.

  • Tienes un sueño con un fundamento, con algo que vender y no una idea imaginativa sin fundamento.
  • Y lo has esquematizado, dividido y organizado en algo que puedes lograr.
  • No importa lo difícil que parezca, verás como lo logras si lo organizas.

¿Y después?

Y después de saber que las cosas no caen del cielo, como un regalo, sin esfuerzo, es momento de pasar a la ACCIÓN.

Esa es la palabra clave, ACTUAR.

Monta tu plan de negocio, ponte a trabajar en cada proyecto y ejecuta cada tarea con la mayor ilusión del mundo.

Y pide ayuda si la necesitas.

Eso también lo he aprendido por experiencia. Desde que empecé a invertir en formación y orientación, con Laura López, Elsa López, Javier Barros, Antonio Cantero o Maite López mi negocio a vuelto a la vida.

Ahora vivo como quiero. No soy rica, pero gano lo suficiente para seguir invirtiendo y creciendo. ¿Quieres que te eche una mano a ti también? Pues pásate por aquí.

¿Y tú, qué vas a hacer  con tu vida? ¿Ya tienes un plan? Cuéntamelo todo en los comentarios o escríbeme un correo a contacto@kiwilemonandgrapes.com.

Imágenes propiedad de Warner Bros (y Netflix).

 

Pincha en el botón para suscribirte y recibe también mi guía de regalo.

¿Quieres estar al día con mi blog?

kiwilemonandgrapes.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por María Morales Rodrigo, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta de productos o servicios propios o terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectifivación, limitación y supresión de los datos en maria@kiwilemonandgrapes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en mi página web: Política de Privacidad de Kiwi Lemon and Grapes (kiwilemonandgrapes.com)


Deja un comentario

La responsable de tus datos será María Morales Rodrigo, y serán enviados a los servidores de Professional Hosting para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.