Los 3 pilares sobre los que se apoya un negocio en Internet


Si en el artículo anterior te hablaba de lo que es tener un negocio (en Internet o en el mundo offline), hoy quiero hablarte de los 3 pilares sobre los que se apoya un negocio en Internet.

Hoy concretamos, pensamos en vender online, en crear nuestro negocio desde nuestra casa, de una manera que a mí me gusta llamar “low cost”. Porque ninguno andamos sobrados como para tirar cohetes ¿o no?

Y te voy a explicar cómo tienes que organizarte para vender tus productos o servicios de una manera que, creo, es muy intuitiva. Sigue leyendo un poco más, por favor.

La ruta de la venta online (desde el punto de vista del cliente).

Piensa en la última compra que hiciste online, pero en una compra de algo importante, ya sea un producto o un servicio. ¿Ya? Ahora párate y piensa qué te llevo a hacer esa compra y en esa tienda. Seguramente viste alguna publicidad o alguien te lo aconsejó.

Así que ahí tenemos el primer paso para la compra de un cliente: haber visto algo de publicidad o haber tenido un testimonio de alguien que se lo aconsejaba. Es decir, que el producto o servicio había tenido VISIBILIDAD.

Pero, dado que es un producto importante, que cuesta un dinero, seguro que te lo pensaste bastante, hiciste comparativas, leíste testimonios. Incluso puede que te suscribieras para recibir más información de esa página y tomar una mejor decisión de compra.

Ahí está el segundo paso para la compra de un cliente: tener relación con la página de venta o con sus clientes. Buscabas algo que te diera CONFIANZA.

Finalmente te decides a hacer la compra. Entras en la web y buscas el producto o servicio. Haces el pedido, entras en el carrito y, fácilmente, haces el pago.

Sé que fue así, pues seguro que habrías desconfiado si el proceso de pago no hubiera sido sencillo y claro. ¿A que sí?

Ahí aparece el tercer y último paso para la compra de un cliente: comprar en un sitio que nos da SEGURIDAD y que es FÁCIL DE MANEJAR.

Y ahora vamos a ver estos pasos desde el punto de vista del vendedor, o sea, tú, que vas a montar un negocio online.

Piensa al revés.

Aunque soy de las que opina que es mejor ponerse en marcha e ir mejorando poco a poco tu negocio (y te lo cuenta Bond, James Bond en este post “Esperar nunca es una opción”), lo cierto es que me cuesta ponerlo en práctica.

Sin embargo, en el caso de la estrategia para vender online, está claro que hay que empezar por el final – al menos por el paso final que da el cliente. Te lo explico un poco más.

Está claro que tenemos que tener VISIBILIDAD, si no, nadie nos localizará y comprará, pero… ¿debemos centrar nuestros esfuerzos en ello?.

¡Pues claro! Pero en su debido momento. De nada sirve tener una super-estrategia en redes si no tenemos un soporte para la venta… estamos perdiendo el tiempo y nuestras energías.

Visibilidad: sin estrategia de captación no sirve de nada.

¿De qué nos sirve hacer una campaña de anuncios en Facebook si no hemos montado la web? No hacer eso es lógico, pero ¿por qué hacer una campaña de publicidad sin tener una estrategia de captación?

Piensa en que un cliente nunca suele comprar a la primera (el Sr. Ocean nos lo explicaba en este artículo “La estrategia para lograr tus primeras ventas online”). Así que lo que necesitas es ir dándote a conocer a tu cliente. No a todos los clientes. Sólo a tu cliente.

Y eso se logra con un buen sistema de email marketing.

Tener al tanto a tus clientes de tus servicios o productos. Contarles tu forma de trabajo o de creación de tus productos. Hablarles un poco de ti, de tus valores, de cómo te enfrentas a la vida. Que vean que tú eres como ellos y que tu intención, como la mía, es ayudarles.

No es “darles la tabarra” con mil correos (normalmente de venta) es generar una estrecha relación con ellos, una amistad virtual (no exagero, a mí me ha pasado muchas veces con las personas a las que he comprado algo).

Es generar CONFIANZA.

Captación: sin algo que vender no sirve de nada.

Sin embargo, ¿de qué sirve generar confianza, estrechar lazos, conocer a tu cliente y sus necesidades, si no puedes venderles nada? Y no poder venderles significa que no generas la suficiente seguridad en la transacción como para que te compren.

Eres el emprendedor guay, que ayuda mucho, pero al que no compra nadie. Porque tu página es cutre, no es un buen escaparate. Y tu sistema de pago no ofrece la suficiente seguridad, o es tan complicado que el cliente nunca termina de decidirse. Por miedo.

Gastar nuestro dinero es algo que nos da mucho miedo. Mucho más en Internet.

Así que ya sabes: tienes que vender algo, algo que ellos necesiten (para eso está la relación con tu cliente, para saber cómo ayudarle mejor y crear ese producto o servicio que necesita).

Y hay que hacerlo en un escaparate bien atractivo (web) y con un sistema de compra sencillo y seguro. Así debe ser tu tienda online: SEGURA y FÁCIL DE MANEJAR.

La web como el fundamento del negocio.

Y hemos llegado al último paso: la web.

Ahora me dirás: “¡Leches, eso yo ya lo sabía, tengo que empezar por la web!”. Claaaaro, eso lo sabe todo el mundo, pero no sabe muy bien cuáles son los requisitos que debe cumplir, con qué premisas debe empezar su diseño.

Ahora que te has puesto en el lugar del cliente sabes qué es lo que te hace sentir bien en una transacción por Internet y puedes empezar a imitarlo.

Y no te preocupes si has empezado por cualquiera de los otros pilares (visibilidad o confianza), al final, todo suma. Simplemente, ahora te enfrentas a (un poco) más de trabajo, porque deberás mantener ese pilar firme mientras construyes tu web. Pero irás más rápido, ¡seguro!

La pregunta ahora es: ¿Por dónde empiezo mi web? ¿Qué debo incluir? Pues bien, amiguito, eso vendrá en la secuela, que se estrena la semana que viene. 

¿Dudas? ¿Preguntas? ¿Alguna objeción? Puedes compartirlo en los comentarios, que siempre, siempre, siempre leo. ¡hasta la semana próxima!

Imágenes: ABC y Columbia Pictures / Flower Films

Pincha en el botón para suscribirte y recibe también mi guía de regalo.

¿Quieres estar al día con mi blog?

kiwilemonandgrapes.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por María Morales Rodrigo, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta de productos o servicios propios o terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectifivación, limitación y supresión de los datos en maria@kiwilemonandgrapes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en mi página web: Política de Privacidad de Kiwi Lemon and Grapes (kiwilemonandgrapes.com)


Deja un comentario

La responsable de tus datos será María Morales Rodrigo, y serán enviados a los servidores de Professional Hosting para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.