Los 3 pilares sobre los que se apoya un negocio en Internet: la web


En el artículo de la semana pasada hablábamos de cuáles son los tres pilares de la venta online y llegamos a la conclusión de que la base, el fundamento, es la web.

Estuvimos charlando de cuál es la forma correcta de trabajar con cada una de esas bases de negocio y quedamos en que esta semana hablaríamos de cómo configurar una web que genere confianza e invite a la venta.

Aquí comenzamos el camino para generar esa web (con tienda) perfecta:

Por dónde empiezo mi web.

De esto ya hemos hablado en otros artículos. Es imprescindible saber qué partes debe tener tu web (los Defenders compartieron con nosotros dos post donde nos hablaban de las 4 secciones esenciales en tu web y su segunda parte

Debemos tener una buena página de inicio, hablar correctamente de nosotros, tener una página de ventas atractiva y, casi obligatorio, tener un blog donde nos comuniquemos con nuestros seguidores).

Los textos y las imágenes

Pero, antes de empezar debemos tener listos los textos (Magneto nos habló de ello en “El diseño atrae, las palabras venden“.

Si no estás muy seguro, mejor que inviertas en un profesional que te guíe en ese sentido, o incluso que se encargue de tus contenidos.

Lo mismo ocurre con las imágenes, sobre todo si vendes productos (de las imágenes nos hablaron los Vengadores)

Las fichas de los productos o páginas de venta de los servicios.

Si los textos generales son importantes, imagina con los textos de la página de venta de tu servicio, o los de la ficha de de tu producto. Idem para las imágenes.

Piensa de nuevo al revés: si quieres avanzar bien con tu web, te aconsejo que lo primero de todo tengas definidos tus productos o servicios y tengas todos los textos o imágenes que los acompañan.

Una vez más, te vuelvo aconsejar, tanto para textos como para imágenes, la ayuda de un profesional.

“¡Pero eso cuesta dinero!”, me dirás. Claro, pero… calcula tu precio por hora de trabajo para crear tus productos o realizar tus servicios.

¿De verdad te merece la pena perder todo ese tiempo que perderás, porque no eres un experto, en redactar? ¿No sería más rentable pagar, que no es tan caro, el servicio, y centrarte en tu trabajo, que es lo que te da beneficios y sabes hacer bien y rápido?

El paso cero: tener un plan de negocio.

Si has llegado leyendo hasta aquí este post hiper-largo, es que realmente tienes interés en crear un negocio online.

Así que voy a compartir contigo (y sólo contigo, no con los que no han llegado hasta aquí), el secreto para hacer las cosas con cabeza. Muchos batacazos y varios años de (mala) experiencia me avalan para darte este consejo.

“Comienza con un buen plan de negocio”.

No, no tienes que crear un documento super-largo, es mucho más sencillo que eso, jeje.

Un plan de negocio es pensar qué quiero conseguir y decidir, de forma organizada, cómo lo voy a conseguir.

El calendario y los proyectos.

Lo primero, antes de nada, es pensar qué quiero vender. Y luego empezar a distribuir mi idea de negocio en proyectos.

Por ejemplo, si vendo productos, centrarme en crearlos, en fabricarlos y en tener stock para vender. Y si vendo servicios, definirlos claramente y saber cómo debo trabajar, tener clara mi temporalidad.

También hacer un horario para trabajar en esa creación y reservar algunas horas al día para las tareas más “administrativas”, como los temas contables y las estrategias de marketing y ventas, así como dedicarle tiempo a la web, que es nuestro escaparate online.

Debo incluir dentro de los proyectos todo lo que esté relacionado con la creación de las fichas de producto o páginas de venta de servicios (antes de llevarlas a la web), con la creación de la propia web y de la tienda (Mary Poppins nos contó cómo en Cómo empezar a diseñar una tienda online que venda como por arte de magia).

Otros proyectos serán la creación de tu lista de suscriptores, tu estrategia de email marketing y tu sistema de publicidad (ya sabes que siempre aconsejo Mailchimp para tu email marketing y Facebook Ads para darte a conocer.

Distribuye todo tu trabajo en proyectos, en subproyectos y en pequeñas tareas (una tarea debería ser algo que pudieras acabar en un día – ese es el paradigma ACABAR).

La legalización del negocio.

Un punto esencial que debes tener en cuenta si vas en serio es cumplir con la legislación. No empieces con el trabajo y la venta y dejes este tema crucial para “más adelante”.

Siempre aconsejo que se tengan asentados los pilares del negocio antes de darse de alta en cualquier institución. Nos ahorrará mucho dinero y disgustos, o al menos eso dice el Sr. Ness en Cómo montar un negocio y no morir en el laberinto administrativo.

Y nunca está de más. De hecho debería ser obligatorio conocer nuestras obligaciones. Los Lannister nos hablan de ellas en tres posts: las obligaciones fiscales, las facturas y la gestión de nuestra contabilidad.

Antes de empezar a hacer nada, piensa si estás dispuesto a hacer las cosas bien. Y si necesitas ayuda.

Asesoría y Mentoría.

Y llegamos al último punto de esta guía: cuando no podemos solos, debemos pedir ayuda. Es lo más sensato e inteligente.

Lo más estúpido es renunciar.

¿Que cuesta dinero? Querido lector, creo que estarás conmigo en que hoy en día todo cuesta dinero en la vida.

¿Que no lo tienes? Bueno, siento disentir en eso, lo tienes, pero tienes otras prioridades.

Y lo sé porque yo pensaba y funcionaba así. Pensaba que tener un negocio low cost era no invertir en él. Pero no es así.

Un negocio low cost es un negocio que cuesta lo mínimo posible, pero hay determinadas inversiones – como una asesoría fiscal que nos lleve el papeleo – que son imprescindibles.

Personalmente te puedo decir que invertir en formación y en la asesoría de personas cualificadas para ayudarme, los mentores, fue la mejor decisión que pude tomar.

Al principio tuve que pedir el dinero prestado.

Pero pronto vi resultados y pude devolver ese dinero y empecé a hacer rentable mi trabajo. Te lo aconsejo vivamente.

Desde el primer paso (pensar tu idea de negocio y organizarlo) hasta el último (hacer publicidad) puede ser más rentable – a nivel de trabajo y resultados – si cuentas con un experto que te ayude.

Si eres un profesional que vende productos o servicios relacionados con el medio ambiente y el bienestar de las personas, te invito a que me consultes, quizás pueda ayudarte. Tengo un diagnóstico gratuito que te invito a que rellenes.

Quiero recordar aquí, para terminar, mi primer post en este blog, donde Stuart Bloom nos contaba que “Una tienda online no es un negocio”.  Algo que debes tener claro desde el principio, para gastar recursos y energías inútilmente.

Y, si me dejas, te recomiendo un par de lecturas más que creo que te podrían inspirar: aquel artículo en el que Paul Newman nos habla de organización de negocio en “El largo y cálido verano y aquel otro en el que el Sr. Tony Stark nos cuenta cómo se “vive eternamente de vacaciones”. 

Y tú, ¿aún sigues pensando en montar tu negocio online? Te esperamos!!!

Pincha en el botón para suscribirte y recibe también mi guía de regalo.

¿Quieres estar al día con mi blog?

kiwilemonandgrapes.com te informa de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el formulario serán tratados por María Morales Rodrigo, como responsable de la citada web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: Gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta de productos o servicios propios o terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectifivación, limitación y supresión de los datos en maria@kiwilemonandgrapes.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en mi página web: Política de Privacidad de Kiwi Lemon and Grapes (kiwilemonandgrapes.com)


Deja un comentario

La responsable de tus datos será María Morales Rodrigo, y serán enviados a los servidores de Professional Hosting para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.