Con la cantidad de frikis que hay hoy en día, a los que hace pocos años decidí sumarme por voluntad propia y sin coacciones, ¿quién pensaría que montar una tienda de comics no es buen negocio?

Y claro, te lanzas a lo loco y montas esa tienda de comics. O esa barbería, que ahora están muy en boga con tanto hipster. Curiosos personajes los hipsters, que salen del establecimiento con la misma barba que entraron, ¡vaya negocio!

O decides montar esa tienda online, que lo del negocio en internet se lleva mucho, y hoy en día lo puede hacer cualquiera y todos podemos vivir de los “ingresos pasivos”.

La primera, en la frente.

Pero tú vas y fracasas… Vives para pagar la renta y, lo que es peor, pides para pagar la cuota de autónomos. Porque decidiste ir por lo legal desde el primer momento y estás hundido en un pozo cada vez más profundo. Como Stuart, nuestro héroe del día.

Estabas seguro de que iba a funcionar, conocías el mercado, que para eso llevabas mucho tiempo trabajando en él. Se ha ido a la porra tu sueño de convertirte en tu propio jefe… ¡y encima tienes deudas!

Tú mismo no te has tomado en serio, o te has tomado demasiado en serio.

Puede que te hayas creído que tu idea era la mejor del mundo: te has tomado demasiado en serio y estabas seguro de que a ti, sí, te funcionaría.

Pero no te has tomado tu negocio en serio. Montaste una tienda online y pretendías hacerte rico con ella, así sin más, sin estrategia, sin clientes, sin difusión (no, invertir 75 euros en Google no cuenta).

No invertiste ni tiempo ni dinero. Y, déjame confesarte que, hasta un negocio “low cost” necesita de una mínima inversión.

Pero hay salida, si Stuart la encontró, tú también puedes, que seguro que tienes más energía que él. Yo, de hecho, tomo vitaminas todas las mañanas.

La solución pasa por no pisar por lo fregado, que resbala.

©CBSCierra tu negocio – o si no lo has abierto aún, mantente a la espera y alerta.

Relájate unos días, deja que pase el duelo y vuelve a empezar.

Y AHORA, ¡¡¡MIRA DONDE PONES LOS PIES, POR FAVOR!!!

Yo he cruzado este campo de minas, ¿sabes?. Un par de veces, de hecho. Y fallé, aunque aún tengo todos mis miembros intactos. Pero ahora conozco el camino y quiero enseñártelo, si te interesa seguirme y dejarte orientar.

Y el primer paso que voy a darte es decirte que una tienda online no es un negocio, no, no lo es. Un negocio es un negocio y una tienda online es un escaparate.

No me voy a poner aquí a explicarte teoría marketera sobre lo que desea un cliente o como crear necesidades. Sería un COCKTAIL muy atrevido en un post como éste.

Lo único que voy a decirte es que, si tienes algo, servicio o producto, y sabes que la gente pagaría por ese algo que tú tienes, debes saber cómo entregárselo.

De la mejor manera posible. Para tu cliente. Y para ti.

Así que piensa en lo que tienes, en quién lo necesita, en cómo se lo vas a poner en las manos y después, sólo después, montas un bonito escaparate.

Eso sí, que cuando el cliente entre en tu Strafalarius particular y se encapriche de esa “faldita tan mona”, facilítale el acceso a la cajera, y que ésta sea muy amable y eficiente. Y cobra de forma fácil y justa.

Pero de contabilidad ya hablaremos otro día.

¡Ah! Y no es necesario que te des de alta como autónomo. Eso es para los que tienen un negocio, tú aún no tienes nada más que una idea y una plataforma que aún no vende. Te lo cuento en otra ocasión, con otro COCKTAIL.

Y, por último, piensa que, por muchos frikis que haya, tienes que saber qué tipo de frikis son y lo que necesitan y cómo lo quieren… a lo mejor una tienda con muchas luces les intimida, prefieren algo más tipo… mazmorra. O puede que sean pseudo-frikis, de esos que lo son por moda. Entonces pon muchas luces y sube los precios, que esos tienen pasta y quieren gastarla.

Tema aparte es el de los hipsters… ¿qué quiere un hipster? Madre mía, ¡¡¡un público potencial tan grande y no sé qué venderles!!!

¿Quieres saber más sobre todo lo que rodea una tienda online? ¿Quieres que le preguntemos a un experto? ¿Tu problema es otro? Cuéntanoslo todo en los comentarios al pie de esta página.

Imágenes propiedad de CBS

Artículos relacionados: