Hay personas impulsivas y otras que no lo son tanto. Pero todos, absolutamente todos, nos hemos visto alguna vez sumergidos en nuestras ensoñaciones cuando esperábamos algo. Imaginábamos lo fantástico que sería y construíamos castillos en el aire.

Lo mismo pasa cuando piensas en montar tu negocio, ¿verdad? Eso mezclado con momentos en los que te sientes en la más absoluta miseria y piensas que no va a salir bien hagas lo que hagas.

En el artículo de hoy voy a compartir contigo una serie de tácticas a seguir antes de montar tu negocio. La idea es que mantengas los pies en la tierra, que no te alejes de la realidad a la hora de montar tu negocio, que no pienses que todo irá como la seda desde el principio, dinero fácil, mucho y sin trabajarlo apenas. Las cosas nunca son así.

Al mismo tiempo quiero demostrarte porqué la idea que tienes sí que va a funcionar. No quiero que veas el camino a tu negocio como un camino de rosas, pero tampoco que sólo veas espinas.

Vamos a ser algo más metódicos: vamos a hablar de los 4 pasos fantásticos para evaluar la viabilidad de tu negocio.

Ésa es la Cosa.

Los 4 pasos fantásticos para evaluar la viabilidad de tu negocio - Mercado¿Hay gente comprando el producto que tú quieres vender? Quizás te encanta lo que haces y eres realmente bueno en ello, pero… ¿tendrás clientes? Ésa es la primera pregunta que debes hacerte antes de empezar a pensar en papeleo o en plataformas digitales de venta. Es algo que ya te apunté en esa ocasión en la que te dije que el momento es ahora

Y cuando hablo de clientes debes tener muy claro que un cliente es alguien que no sólo aprecia tu producto o servicio, no sólo lo necesita y le es de utilidad. Es una persona que está dispuesta a pagar por él.

Te voy a poner un ejemplo real. Y, por no irme muy lejos, un ejemplo mío. Después de tres años y medio haciendo funcionar una plataforma de noticias sobre el mundo del motor decidí, de acuerdo con mi socio, cerrarla. ¿La razón? A pesar de que, en teoría, funcionaba – teníamos medio millón de visitas mensuales a la plataforma – la realidad es que no teníamos clientes cualificados.

Un cliente cualificado es alguien que tiene una necesidad, de un producto, de un servicio, de una información, de un soporte de ocio, y está dispuesto a pagar por ello. Y nuestros lectores no estaban dispuestos a pagar por nada. De hecho, ni siquiera querían ver publicidad… El resultado es que estás haciendo un trabajo sin remuneración. Y eso no tiene lógica.

¿Tienes negocio?.

La moraleja es que sólo hay negocio si hay cliente. Y un cliente es el que tiene la capacidad, la posibilidad y la intención de pagar por tu servicio o producto.

Piensa bien cuál es el precio de tu producto o servicio, el real, el que te va a compensar el trabajo y te va a dar un vida tranquila. Ahora piensa si hay clientes dispuestos a pagar ese precio. Y si la respuesta es sí, adelante, has superado el primer obstáculo.

Repito, la mejor manera de saber si va a funcionar es tener competencia: si hay alguien vendiendo (y viviendo de ello) eso que tú vas a ofrecer, es que hay mercado. No tendrás que crearlo tú – algo casi imposible – y tienes la mitad del camino andado.

Ahora vamos a ver cómo podemos seguir analizando y validando tu idea de negocio.

Mr. Fantástico, el cliente ideal. ¿Le conoces?

¿Quién es tu cliente? ¿Cuál es su principal problema? ¿Cómo es? ¿Qué le gusta hacer? ¿Dónde vive (tanto en la vida real como en la virtual)? ¿Cuáles son sueños?

¿Te parecen muchas preguntas? ¿No puedes responderlas? Entonces, lamento decirte que no conoces a tu cliente… difícilmente podrás venderle algo.

Ahora te pregunto yo a ti: ¿cuál es tu vocación en tu negocio? ¿Tan sólo hacer dinero? ¿O quizás tienes algo que hace la vida más fácil y más agradable a una serie de personas? ¿De verdad lo haces sólo por dinero y no te agrada nada el hecho de ver a una persona feliz y satisfecha?

En mi caso no es así: hago lo que hago porque me encanta ayudar y me encanta ver la cara de satisfacción de la gente cuando obtiene eso con lo que ha estado soñado. ¡Y yo les he ayudado! ¿Hay alguna sensación mejor que esa?

El punto central de tu negocio.

Los 4 pasos fantásticos para evaluar la viabilidad de tu negocio - clienteTu segundo paso para validar tu negocio es conocer a tu cliente. Conocerle con la única intención de hacerle el centro de tu negocio. Tú vivirás mejor gracias a ese cliente (es lo justo) pero además dormirás mucho mejor también. Has ayudado a alguien y a eso dedicas tus días.

La parte práctica de este consejo es que debes intentar obtener todos los datos precisos de tu potencial cliente, para poder ayudarle de la mejor manera posible. Debes conocer su sexo, edad, a qué se dedica.

También debes saber cuál es su principal problema, ese que tú puedes solucionar, para dar con la mejor forma de hacerlo. Debes saber qué le gusta y qué le preocupa, dónde vive y en qué redes se mueve en el mundo online – para poder llegar hasta él y ofrecerle tus productos o servicios.

Debes conocer sus sueños, ser empático con él y con sus necesidades.

El camino hacia el éxito empieza con una buena elección.

Estos 2 primeros pasos son los que más análisis requieren. Y, casi con seguridad, son los que menos conoces de los 4 te explicaré. Puedes ponerte a trabajar sobre ellos y, una vez que leas la segunda parte de este artículo, seguir adelante en plan de acción de tu negocio.

En resumen, si quieres saber si tu idea es viable, puedes seguir, uno a uno y por orden, estos pasos. Sé metódico. Dedica un tiempo a este trabajo.

Los 4 pasos fantásticos para evaluar la viabilidad de tu negocio - AcciónSin embargo, lo más importante es la acción, no quiero que te quedes paralizado haciendo análisis y recogiendo datos.

El resultado debe ser que, en el momento de sentarte a trabajar sobre tu idea, sepas claramente cuál es la ruta que debes seguir. Tener un camino definido y una técnica profesional hará que tus horas de trabajo sean mucho más productivas. Y reducirás tus momentos de desesperación al mínimo.

Si pensabas que los grandes negocios se basan en ideas originales que el cliente reconoce y aprecia a la primera, siento decirte que rara vez es así. Toda empresa seria que piensa en sus clientes tiene mucho trabajo realizado de antemano.

Sólo se conquista a una persona conociéndola, conociendo sus problemas y sus sueños. Después, sólo queda ayudar a esa persona a lograr eso que anhela, haciéndola feliz.

Es tu turno: ¿cómo de bien conoces tu mercado? ¿tienes muchos competidores? ¿conoces a fondo a tu cliente? ¿cuál es el sueño o problema que tú ayudas a cumplir o solucionar? ¡Cuéntamelo en los comentarios para que podamos ir definiendo tu hoja de ruta!

Imágenes propiedad de Marvel Estudios

Artículos relacionados: