En los pasados tres o cuatro meses he escuchado varias veces el concepto “ingresos pasivos”. Dicho en diferentes contextos y por diferentes personas. De esas personas, algunas tenían muy claro de qué hablaban. Otras, no tanto: habían escuchado algo, tenían ganas de trabajar y les atraía la idea.

El último grupo de personas es aquel de cuyo nombre no quiero acordarme. Son las que no tienen intención alguna de trabajar.

Lo siento, mi ética profesional me impide pensar en la posibilidad de ganar dinero sin trabajar.

Qué son los ingresos pasivos.

ingresos pasivos - qué son¿Qué crees que significa ese concepto? Ingresos pasivos. Parece como si fuéramos a cobrar algo a final de mes sin hacer nada. Como una especie de pensión por no hacer nada y por no ser productivo.

¿De verdad crees que en el mundo de los negocios existe tal posibilidad? Seamos sinceros: los grandes hombres de negocios del mundo, los estadounidenses, no contemplan tal posibilidad. Su sociedad, su cultura, su forma de ser, no permite que nadie costee la vida de personas que no aportan nada. Never ever. Nunca jamás.

Así que si pensabas ganarte la vida a base de no hacer nada, aquí no vas a encontrar la solución a tu problema. Yo hablo de cómo gestionar un negocio y también de diseño.

Si tuviera la información, por otra parte, no me parecería ético dártela… a cambio de nada. Si alguien tiene esa solución, seguro que te cobrará mucho por ella. Y posiblemente te engañe. Ahí está el negocio de los ingresos pasivos.

Y si tú te decides a replicarlo sólo te haré una advertencia: no es ético y, posiblemente, tampoco legal.

Qué no son ingresos pasivos.

que no es un ingreso pasivo¡Ah! No era eso lo que tú habías pensado. Tú llamas ingresos pasivos a tener un producto, un producto digital, y venderlo.

Ideas algo, creas un sistema de ventas – preferiblemente en piloto automático – y… ¡ya está! ¡A ganar billetes!

Pues eso sí que lo veo factible, eso es algo no sólo posible sino, además, fácil de hacer. Pero de pasivo no tiene nada. Bueno, la última parte, la de dejarle la contabilidad de “tus dineros” a tu gestoría, sí que es algo más pasiva.

Te aseguro que montar ese sistema va a ser de todo menos pasivo. Eso sí, va a merecer la pena, no sólo por el resultado final, sino por el camino que vas a recorrer y por lo satisfactorio que es crear algo que pueda ayudar a la gente.

Y es que cuando creamos un sistema de este tipo no estamos pensando en ayudar a unos pocos, sino a muchos. Es lo que se denomina escalabilidad de un negocio.

Piénsalo así: si vendes productos físicos o servicios tu recurso principal, el tiempo, es limitado. Y esa limitación es la que hace que tu negocio no pueda seguir creciendo, no puedes “escalarlo”.

Pero si lo que quieres es vender productos digitales, el límite es mucho más lejano. El uso de tiempo es menor, al menos en la fase de venta, y el número de clientes potenciales se multiplica.

Cómo convertir nuestros activos en ingresos pasivos.

Ya te has decidido: quieres vender tus propios “infoproductos” o productos digitales.

Es un buen inicio, tomar una decisión firme es lo que te ayudará a comenzar. Pero si quieres seguir trabajando sobre ello será mejor que tengas un plan de trabajo claro y bien definido, con sus fechas límite, sus revisiones y sus tareas desglosadas.

Verás, vas a trabajar durante unos meses en crear algo que, en principio, no va a tener rentabilidad.

Trabajar a cambio de no recibir sueldo no es mi pasatiempo favorito, prefiero bailar bajo la lluvia. Pero si tengo un plan de trabajo, unas metas volantes, la tarea se hace más llevadera.

La organización, la base de todo.

También entra en juego el hecho de que puedas mantenerte unos meses sin ingresos. Quizás tengas que estar trabajando por cuenta ajena y dedicando tan sólo unas horas a tu “empresa” y alargando, por tanto, los plazos. O quizás trabajando con clientes unas horas y en tu proyecto “infoproducto” otras.

Cualquiera de las opciones es respetable y es buena si es la que se adapta más a ti, a tu forma de ser y a tu situación. Nadie, salvo tú, puede aconsejarte en ese camino.

Lo que sí puedo decirte es que, decidas lo que decidas, empieces por hacerte un buen plan de trabajo, la tan cacareada “hoja de ruta” actual.

Un plan de trabajo que te indique en qué fecha quieres haber alcanzado tu objetivo, que ponga plazos a distintas tareas y que desglose cada una de esas tareas en elementos simples que se puedan realizar en unidades muy cortas de tiempo, como una jornada laboral, por ejemplo.

¿Cuánto tiempo puedo tardar?

Generar un producto digital para vender puede extenderse eternamente en el tiempo.

ingresos pasivos - organización del trabajoCuanto más valor aporte el producto, más caro se puede vender. Pero también te requerirá más dedicación. ¿Y si al final no funciona? Como te comentaba más arriba, tienes que tener muy claro tu objetivo, pero también debes haber testado tu idea previamente.

Mi consejo: comenzar con un tripwire. Y luego pasar a tu producto estrella. Pero en el mundo cualquier estrategia puede funcionar, por rara que nos parezca. Yo sólo te hablo de una estrategia que se ha comprobado que da resultados.

También depende del producto que vayas a vender: un producto digital pueden ser fotos vendidas en tu web, o música, o libros digitales, o un pdf, manuales o cursos.

Lo más valioso de todo, por supuesto, es la formación. Y cuanta más calidad tenga, mejor. Mayor es el precio que puedes pedir por ella.

Pero permíteme que te explique es la calidad. Calidad no es grabar unos grandes tutoriales, sino resolver el problema del cliente, de forma concreta y fácil.

Es ser innovador, saber comunicar y estar disponible para los alumnos – aunque ahí se pierde cierta”pasividad” en nuestro producto.

¿Qué necesito para vender?

En realidad, para vender no necesitas nada. Pero el cliente debe verte como una persona de fiar, alguien que sabe de lo que habla. No un experto, un experto cercano. El típico amigo que sabe de lo que habla y que siempre te trata bien.

ingresos pasivos - cómo venderEs sólo aportando valor que conseguiremos vender. En el mercado online actual, tan saturado, el cliente está informado y lee mucho. Y lee mucho gratis, no paga por ello.

Si quieres que te consideren una referencia más vale que aportes valor gratuito, sin esperar nada a cambio.

Seamos sinceros, hemos montado un negocio para ganar dinero. Pero no somos – o eso espero – unos lobos de wall street, que quieren vender a toda costa. Pretendemos ayudar a las personas, y lo vamos a hacer de forma gratuita, con nuestros contenidos.

Pero debemos tener claro, y los clientes también deben saberlo, que nuestra intención a la larga es vender un producto. Y no vender a toda costa, sólo si nuestro producto es el que el cliente necesita.

Por ello buscaremos algo que sea realmente relevante para ellos.

¿Merece la pena el esfuerzo? No se debe hacer por las razones equivocadas.

Sí. Rotundamente, sí. Por tu salud mental, tu salud económica y tu salud espiritual.

ingresos pasivos - ¿merecen la pena?Te voy a poner mi ejemplo: a mí me encanta trabajar con clientes y enfrentarme a nuevos retos. Pero es un trabajo cansado, pues me implico mucho. Y el dinero no compensa, nunca, mi dedicación.

Tener un infoproducto me ayudaría a conseguir ese extra que compensara “la pérdida” de trabajar con clientes. Seguiría haciéndolo, pues me encanta, tanto que me implico más allá de la inversión del cliente.

Además, mi vocación, está clara, es la formación y ayudar a los demás: un infoproducto me permitiría dar rienda suelta a esa vocación y conseguir una remuneración por ello.

¿Sabías lo que son los ingresos pasivos? ¿Te has planteado alguna vez construir un sistema para tener ingresos pasivos? ¿Cuál es tu proyecto? Cuéntanoslo o pide ideas, ¡estamos aquí para eso!

Imágenes: Thunder Road Pictures

Artículos relacionados: