Aunque sólo se trata de cuatro páginas, en el último post sobre diseño no nos dio tiempo a tratarlas todas. Eso te da una idea clara de la importancia que tiene cuidar el diseño y el contenido de las 4 secciones esenciales en tu web.

Trataremos hoy la sección de los servicios (o productos) y la sección del blog, imprescindible para conectar con tus clientes. Además, te hablaré de otras páginas que pueden, o no, estar incluidas en tu web.

La página “Servicios”.

Esta es la parte en la que puedes ser más “original”.

Dado que puede que no vendas servicios, sino productos, aquí podrías incluir el enlace a la tienda. Pero te invito a que, antes de nada, hagas una presentación de tus productos y tu filosofía. Eso te unirá a tu cliente, recibiéndole como se merece cuando entre en tu tienda.

En el caso de la venta de servicios, la página debe estar muy orientada a tu especialización, de la que ya hemos hablado.

Puedes dar un servicio con distintos planes de trabajo y de precios, como yo misma hago actualmente. Incluso puedes dar formación. Y siempre, siempre, debes hacer una sesión de diagnóstico gratuito.

Estos tres elementos puede ir juntos en la sección de servicios o puedes incluirlos como elementos – secciones – independientes. Eso depende de ti, de tus gustos y de tu enfoque.

Qué debemos incluir en la sección “Servicios”.

En la sección de Servicios debemos empezar por explicar, de formar clara, concisa y concreta, el problema que solucionamos a nuestro cliente. Es muy importante añadir también los beneficios que obtiene si trabaja con nosotros.

Una vez has explicado cuál es ese servicio, puedes profundizar en las posibles partes en las que se divide, si es un trabajo que requiere una estrategia que se divide en fases y que se alarga en el tiempo.

Si tu servicio tiene diferentes niveles, o planes, también puedes presentarlos en esta página. Puede que tengas un servicio más básico que se va completando a medida que aumenta el tipo de plan y, por consiguiente, el precio.

En esta sección también está permitido incluir testimonios, pero esta vez es preferible que los testimonios estén orientados hacia el producto, y no hacia tu persona como profesional.

Precios.

Si estás trabajando con un servicio muy definido, es decir, no es un servicio generado “a medida” para tu cliente, puedes incluir el precio de dicho servicio. Y si tienes diferentes planes de precios, para diferentes clientes con distinto poder adquisitivo, puedes incluirlos también, mostrando una tabla de precios para ello, de forma que se puedan comparar sus características y sus precios.

Cuando hablo de servicio definido, o paquetizado, no significa que, por no estar hecho a medida del cliente vaya a cumplir menos su cometido. Al contrario. Un servicio paquetizado demuestra que sabes cuál es el problema de tus clientes y que conoces, a fondo, las estrategias para solucionarlo. Y que serás más rápido que preparando y buscando soluciones innovadoras. Tus soluciones están probadas y funcionan. Esa es tu garantía.

Clientes.

En la página servicios incluimos también nuestros requerimientos para con el cliente. No queremos cualquier cliente a cualquier precio. Trabajamos con clientes que cumplen unas determinadas características.

Con esta estrategia nos evitamos el trabajo con clientes tóxicos. Pero también definimos nuestro cliente ideal, para el que somos el diseñador ideal, y nos aseguramos de que la relación, al menos en teoría, funcione. Todos sabemos que algunas relaciones no funcionan, independientemente de lo bueno que sea el cliente y de lo bueno que sea el diseñador. Por eso debemos buscar que las cosas vayan “sobre ruedas” desde el principio.

Dudas y Preguntas.

La última sección de esta página de servicios puede ser una lista de FAQ, o preguntas frecuentes, que esté orientada a resolver las posibles dudas de tu cliente potencial. Esta lista se compone de preguntas que se te pueden ocurrir, por lógico, como objeciones a la compra de tu servicio.

Pero también puedes completar esa lista con objeciones que te hayan hecho antes tus clientes, con preguntas reales que te hayan llegado antes de comprar o por investigación.

Como dueño de un pequeño negocio eres responsable del marketing y de la investigación de mercados. Puedes hacer una encuesta entre tus amigos y familiares, sin complicarte más, y anotar todas las dudas y objeciones que ellos te propongan.

La página “Blog”, el complemento perfecto.

Hasta hace pocos años teníamos la idea de que tener un blog era una afición. Pensábamos que era cuestión de que te gustara escribir y compartir tus opiniones con los demás.

Pero hoy en día un blog es la herramienta más sólida para demostrar, en internet (que es donde quieres lanzar tu negocio) tu valía, tus conocimientos y cómo puedes ayudar a las personas.

En el blog compartes información valiosa con tus lectores para ayudarles de forma desinteresada. Lo que se denomina “aportar valor”. Pero no pienses que estás regalando tu tiempo. Un buen blog te posiciona como experto y demuestra que tu trabajo no es sólo facturar, sino que lo que haces lo haces para ayudar a las personas, y que quieres vivir de ello.

Pero debes ser consciente, en el momento en el que decides empezar a escribir un blog, que es una tarea que tienes que hacer de forma constante y con un fin.

Debes publicar con cierta frecuencia, marcada. Es mejor que decidas escribir cada dos semanas o una vez al mes, y lo cumplas, a que te propongas escribir dos posts semanales y falles casi todas las semanas. No te pongas unas metas inalcanzables. Lo importante, repito, es la constancia.

Por otra parte, debes tener marcado un fin para tu blog y tus publicaciones: define sobre qué vas a escribir, haz un listado de temas y trata de no dispersar la atención de tus clientes, que llegan a tu blog buscando una respuesta concreta a sus problemas. No escribas por escribir, sin aportar nada nuevo, y variando constantemente los temas generales.

El blog, imán de visitas y SEO.

Aparte de posicionarte dentro de tu nicho o tu sector, un blog es fundamental a la hora de aumentar el número de visitas a tu web. Es algo que no lograrás de un día para otro, pero es una estrategia que funciona en el largo plazo.

Piensa que, cuantas más visitas tengas, más posibles clientes están llegando a tu web: si les gusta lo que leen estudiarán tu oferta de servicios o productos y te tendrán en cuenta a la hora de elegir un profesional.

Además, el blog es la mejor estrategia de SEO que puedes hacer: a Google lo que le gusta son los contenidos, cuanto más relevantes y originales, mejor.

También es una estrategia pensada para el largo plazo, pero no por ello menos válida.

Ten paciencia y empieza hoy mismo a pensar en tu estrategia de blogging.

Otras páginas de apoyo.

Por último, aclararte que toda la distribución que te he desarrollado en estos dos posts es susceptible de ser modificada. Y debe serlo, para adaptarse a tus necesidades.

En muchas webs verás que destacan, fuera de la sección Servicios, el diagnóstico gratuito. Es una página muy importante pues es el primer filtro que aplicas a tus futuros clientes.

En otros casos, dentro de las secciones principales encuentras los recursos gratuitos que ofrece la web. Una estrategia claramente orientada a captar suscriptores para el blog. Tener lectores, a la larga, es tener la posibilidad de mostrar tu valía y tus productos a mucha más gente… y de aumentar las posibilidades de venta.

También puedes ver los “Casos de Éxito”, o testimonios de clientes que han aprovechado los servicios de forma satisfactoria, entre las secciones destacadas.

Y, si uno de tus servicios es la formación (sobre todo si haces distintas formaciones, online u offline), también es muy usual ver este enlace como una sección principal en la web.

En realidad, todo depende de tu estrategia de negocio y de la importancia que quieras darle a cada una de las secciones. En mi humilde opinión, soy de las que considera que “menos es más” y que los menús, al igual que los servicios, deben estar completamente optimizados, sin posibilidades de distracción para el usuario de la web.

¿Tienes claros ya cuáles son tus servicios? ¿Has pensado escribir un blog o escribes uno actualmente? ¿Tienes clara tu estrategia de blogging? ¿Qué destacarías en tu web? Cuéntamelo todo en los comentarios, dudas incluidas, y prometo responderte.

Artículos relacionados: