Dicen que lo ideal, para que tu blog esté siempre de plena actualidad, es escribir contenido “evergreen”. Pero vivimos el largo y cálido verano y… de verde, poco. No sé en qué fecha del año estarás leyendo este artículo, pero en el momento de escribirlo, yo vivo en agosto.

Agosto, el mes de las vacaciones. Bueno, de las vacaciones para la mayoría de los que trabajan como empleados para otros. Pero tú has decidido vivir tu sueño, no el de los demás, así que quizás no estás de vacaciones, porque no puedes o porque no quieres.

La mala fama y el respeto.

el largo y cálido verano - la mala fama y el respetoTe cuento un poco de qué va la película, para que veas si se parece a la nuestra, con nuestro pequeño negocio online.

Él llega a un pequeño pueblo del sur (de los Estados Unidos). Arrastra muy mala fama – se dice de él que es un pirómano – pero empieza trabajar para el peor enemigo de su padre, ganándose su respeto y… bueno, mejor será que veas el final.

Tú también llegas a un mercado que no te admite fácilmente, y con un número muy reducido de clientes. Pero si comienzas a trabajar y sigues la pautas que te voy a dar, pronto te ganarás el respeto de todos.

La filosofía de tu trabajo.

Para empezar, si lo que buscas es hacerte rico rápidamente y sin esfuerzo, creo que no estás leyendo a la persona adecuada. Yo soy de las que opina que lo que cuesta poco no vale nada.

La filosofía de mi trabajo, la que sigo cuando hago asesoría, formación o cuando diseño para alguien, es, ante todo, ayudar a la persona con la que estoy trabajando. Y espero que esa sea la filosofía de mis clientes: ayudar con sus productos o servicios a otros.

el largo y cálido verano - la filosofía de tu trabajoLa esencia de un negocio no es ganar dinero, eso es lo necesario para poder vivir. La filosofía de cualquier negocio es la relación entre dos personas. Es una interacción social. Y debería aportar algo a los demás, algo que les facilite su vida y se la haga más agradable.

Un negocio es como la vida, o como andar en bicicleta: no estarás en equilibrio a no ser que estés moviéndote y avanzando. Los ciclos de vida de productos y negocios son teorías que se caen en el momento en el que piensas en las personas y siempre estás ideando para ellas. Entonces el avance de tu negocio se convierte en algo natural.

El trabajo es estacional, como los fuegos.

Pero no nos engañemos, para todo hay épocas, y cada una está determinada por unas características.

No es lo mismo estar en la fase de creación de tu negocio, que en una fase tranquila donde tienes justo los clientes que puedes atender. En una fase sin clientes o de vacaciones, que en una fase con un pico de trabajo,… Desde luego, este trabajo es totalmente diferente al de un empleado. Siempre estás viviendo algo nuevo

el largo y cálido verano - el trabajo es estacional, como los fuegosSi tienes un pico de trabajo, amigo, no te queda otra opción que centrarte en apagar fuegos y sacarlo todo adelante. Si esa etapa se alarga indefinidamente, párate y reflexiona: quizás estás haciendo las cosas de forma adecuada o no. O quizás, ojalá, necesitas ayuda. Entonces debes contratar personal.

Si estás en una fase sin clientes, tienes dos opciones: si sabes que van a volver en unos meses (tu producto es estacional) planea tus vacaciones y tu formación en esas fechas. Planea también los cambios en tu negocio en esa temporada.

Si no te llegan clientes, es hora de que modifiques estrategias para darte a conocer, a ti y a tu producto.

Trabajar sin clientes: ¡Vacaciones!

En cualquier caso, lo importante siempre es que sepas exactamente lo que tienes que hacer. Y te organices perfectamente las tareas y el tiempo.

Sí, incluso en vacaciones. Si quieres montar tu negocio seguro que eres de esos que no pueden estar mucho tiempo sin hacer nada, lo tuyo son vacaciones activas.

Eso sí, siempre hay que saber desconectar y apartarse varios días completos del trabajo. Eso nos da perspectiva y buenas ideas.

Y no te olvides de viajar: conocer nuevas gentes, nuevos lugares y nuevas costumbres nos enriquece enormemente.

Una hoja de ruta para navegar en tu negocio.

Eres el capitán de tu barco y, si no quieres acabar perdido en medio del mar y naufragar, lo mejor es que tengas clara tu hoja de ruta. Por supuesto, está permitido equivocarse, pero es obligatorio rectificar y seguir adelante.

Una hoja de ruta es el documento que plasma sobre papel (o sobre pantalla) la estrategia que vas a seguir con tu negocio. En la hoja de ruta se define dónde estamos y el punto al que queremos llegar. Este documento recoge todos los pasos que debes dar para lograr los objetivos que te has propuesto.

En definitiva, es la planificación del camino que debe recorrer tu negocio. Del camino o de los posibles caminos alternativos o paralelos.

Lo más importante es que una hoja de ruta sirve para que sepas en cada momento en qué debes trabajar y qué pasos van antes y cuales deben darse un poco más adelante.

Y, sobre todo, te ayuda a estar preparado para posibles eventualidades. Además es algo que se puede revisar y nos da soluciones alternativas.

El largo y cálido verano.

Las largas tardes de verano dan para mucho. Para muchas siestas y para muchos sueños.

Ahora que seguramente disfrutas de unos días menos ajetreados, incluso de algo de descanso, ¿crees que es el momento de plantearte tu negocio de una forma más profesional?

En este artículo he querido darte una idea general de lo que es iniciar un negocio desde el punto de vista estratégico.

También te he hablado de lo más importante: tu filosofía (tu misión y tu visión del negocio, como como lo llamamos los marketeros).

El largo y cálido verano

No quiero irme sin recordarte la importancia de apoyarte en profesionales que te guíen y te ayuden en tu camino. Siempre te hablo de delegar el trabajo de relación con las administraciones en una gestoría, una de las inversiones más rentables que he realizado en mi propio negocio.

Hoy te quiero animar a busques a alguien que te asesore en los primeros pasos de tu negocio, que te ayude con esa hoja de ruta. Muchas veces vemos esas colaboraciones como un gasto, pero en realidad es una de las mejores inversiones que harás en tu negocio.

Con esa ayuda pronto estarás recuperando la inversión hecha en el profesional elegido.

¿Tienes claros cuáles son los siguientes pasos que debes dar con tu negocio? ¿Te apoyas en un profesional que te asesore en tu negocio? ¿Estás de vacaciones? 😉 Cuéntanoslo todo en los comentarios.

Artículos relacionados: