Con esa premisa se presenta el minimalismo en sociedad. Y se puede aplicar a cualquier cosa en la vida. Y nuestro trabajo no iba a ser menos.

El minimalismo es la respuesta al ruido constante en el mundo actual. Y no sólo ruido en el sentido “acústico” de la palabra.

El ruido se presenta cuando hay demasiados objetos en un lugar, demasiados elementos intentando llamar la atención en una publicación, demasiadas imágenes cuando salimos a dar un paseo.

Todo ello nos impide disfrutar del silencio mental, tan necesario para sentirse en paz, para tomar decisiones meditadas con calma.

Gracias al minimalismo en el diseño web haremos cierto el dicho de que “menos es más”. Te lo voy a explicar paso a paso con cada elemento del diseño.

Los colores, a primera vista.

diseño web minimalistaLa entrada en nuestra casa debe invitar a pasar y quedarse un buen rato. Debe ser sencilla, tranquila y a la vez llamar la atención sobre aquello que hay más importante en nuestra web.

Si el usuario se decide a darse un paseo por el resto de “habitaciones” debe encontrar lo mismo: tranquilidad y concordancia con la imagen que queremos dar.

Si quieres conseguir ese efecto, no lo dudes, el color blanco es tu mejor aliado. Incluso puedes optar por algún tipo de gris, siempre neutro, muy claro. O una combinación de ambos. Y con eso ya tienes elegida la opción para el fondo.

Y el texto como mejor se lee es si es negro, o gris muy oscuro. De nuevo, la elección es clara, fácil y muy rápida. Podemos seguir trabajando sobre el diseño.

3 son compañía, más son multitud.

Para los titulares, textos resaltados y botones podemos ser algo más “atrevidos”. Vamos a darles color para llamar la atención sobre ellos.

Son datos importantes para nuestro usuario. O acciones muy positivas para nuestro cliente potencial. Y para nosotros.

La elección de esos colores es muy fácil: son los mismos colores que has utilizado, tú o tu diseñador, para tu identidad corporativa.

Y ya sabemos que en ese diseño de tu imagen también debes optar por el minimalismo: hay identidades que tan sólo tienen un color y un fondo blanco sobre el que se recorta claramente el diseño. Piensa en Apple.

En cualquier caso, nunca serán más de tres colores. Más, ya lo sabemos, son multitud. O Google.

diseño web minimalista - coloresCada color tiene un significado propio y debes usar aquellos que definen tu negocio por su característica principal. Y si tienes más de una, como todos por otra parte, piensa en tu cualidad principal.

Quizás eres elegante (negro, dorado), o divertido (amarillo), muy natural (verde), apasionado en todo lo que haces (rojo), o una persona tranquila y reflexiva (azul). Siempre tenemos una suma de características que nos hace únicos. Pero hay algo en lo que destacamos.

Descúbrelo y resáltalo para que tus clientes te conozcan y te identifiquen a la primera.

Una imagen vale más que mil.

No, no me he olvidado de terminar la frase.

En el mundo actual las imágenes son lo más importante. Hoy nadie se para a leer. ¿O sí?

Tu web va a ser tu instrumento de venta. No puedes dejar la venta a un montón de imágenes que no pueden ir más allá de causar una primera impresión en el usuario.

Tu cliente potencial quiere más datos: más datos sobre tus productos o servicios y más datos sobre ti. No va a comprar a alguien en quien no confíe.

Por ello es importante que escribas unos textos correctos y atractivos, tema del que hablaré en el próximo post de diseño.

Las imágenes que acompañen a estos textos deben reforzarlos y ser acordes con tu filosofía. Y la de tu cliente ideal. No olvides que os parecéis mucho en algunos aspectos.

Si tienes una tienda online, estoy segura de que lo sabes, unas imágenes de producto cuidadas y con la adecuada iluminación y temperatura de color son fundamentales para incitar a la compra.

No queremos que nuestros productos se vean como nosotros cuando nos metemos en uno de esos probadores con luz indefinida de una gran cadena de tiendas.

El tono de voz y el tono de imagen.

diseño web minimalista - imágenesAl igual que, como veremos, nuestro estilo al escribir es fundamental para conectar con el cliente, el estilo de las imágenes también nos define.

Cualquier imagen que acompañe a un texto debe ser cuidadosamente escogida: no debe dar información contradictoria. Su estilo debe parecerse al del resto de las imágenes de nuestra página. Pueden ser coloridas o en blanco y negro, con un toque vintage o con filtros cálidos o fríos. Todas en tonos ocres o…

Un caso muy claro del uso de imágenes que van muy acordes con la identidad visual es el de Samu Parra. Todas sus imágenes tienen un toque demodé, en blanco y negro. Y él les aplica un filtro azul, el color de su imagen de marca. Todo muy “conjuntado”.

Mi último consejo sobre las imágenes te lo cuento cantando, y tú interpretas la metáfora. No mezcles AC/DC con el último éxito del verano. Es de mal gusto. Tu cliente espera algo de ti, y debes ser coherente. Si no lo haces así, le confundes. Demuestras que no le conoces.

Nunca se puede agradar a todos. Si un posible cliente se va porque no le gusta tu estilo… será que no era para ti. Pero, al menos, ten un estilo. Siempre nos quedará eso.

Fondos, ¿para qué os quiero?

Hasta aquí hemos hablado de colores y de imágenes. Y te he contado mi opinión sobre el color de fondo.

Sin embargo, seguro que has visto webs de diseñadores que usan fondos “estampados”. Esos fondos con color e imágenes que se repiten como baldosas.

Como todas las reglas, éstas que te estoy dando también están aquí para romperse. Pero antes de romper una regla debes haberla utilizado miles de veces de forma correcta.

No me opongo a los fondos con bonitos diseños y colores. Aunque tendrás que admitirme que no son muy minimalistas. Eso sí, utilizados convenientemente pueden ser una llamada muy clara a la acción. Repito, siendo un maestro del diseño y sabiendo usarlos correctamente.

La barra lateral: ¿error u horror?

diseño web minimalista - barra lateralHabrás oído que poner una barra lateral ya no está de moda. Ya no es chic. Ya no encaja con el diseño.

¿Puedes usar una barra lateral en un diseño minimalista? Pues sí, pero sólo si es estrictamente necesaria.

¿Cuándo es necesaria una barra lateral? Pues eso depende de tu público objetivo y del resto del diseño de tu web.

  • Si tu cliente potencial no tiene mucho manejo en el mundo online, quizás sea conveniente que tenga acceso visible, fácil y repetido a tus distintas secciones. Pero piénsalo bien, pues en algunos casos los enlaces duplicados pueden llegar a confundir al usuario (y a Google).
  • Otra posibilidad es que hayas hecho un menú demasiado minimalista y no se pueda acceder a todo tu contenido desde ese menú. En ese caso, quizás debas planteártelo y modificar el diseño.
  • Por último, puede que estés utilizando esa barra lateral para introducir elementos ajenos al menú, como formularios de suscripción, listas de archivos, o publicidad en el peor de los casos. Permíteme que insista (ejem): eso no es muy minimalista que digamos.

Las redes sociales: paella o arroz con cosas.

Mi último consejo minimalista está relacionado con las redes sociales, pero afecta directamente a tu diseño.

Si estás en muchas redes sociales necesitas introducir muchos iconos para que te sigan y compartan. En el caso de que estés decidido y te dé resultado, intenta introducir todos los iconos en el mismo color y tono.

Pero piensa en la filosofía tan poco minimalista de vida que llevas estando en tantas redes sociales: ¿acaso hay algo que haga más ruido que las redes sociales hoy en día?

Te propongo que cocines un buen plato: escoge una o dos de esas redes y diseña una buena estrategia. Eso te dará trabajo más que de sobra y no tendrás que pensar en más redes.

diseño web minimalista - redes socialesEn las redes sociales tienes que cocinar el trabajo a fuego lento para que funcione. Si no lo haces correctamente, en lugar de una paella estarás cocinando un “arroz con cosas”. Pero de eso ya hablaremos otro día.

Hasta aquí mi primer post sobre la nueva tendencia en el diseño, el minimalismo. Un estilo que llegó para quedarse.

Lejos quedaron esos tiempos en los que diseñábamos webs “post-modernas” con fondos negros y textos blancos y con colores fluorescentes, llenos de elementos en movimiento, miles de barras de navegación y un cursor que tenía vida propia. Afortunadamente.

Lo moderno ahora es la elegancia, la calma, el silencio y la tranquilidad. El contenido sobre el contenedor. Hablar lo justo pero decir lo correcto. Y eso lo podemos hacer con muy pocos objetos. Y con mucho trabajo.

¿Conoces el minimalismo como tendencia? ¿En qué faceta de tu vida la aplicas: fotografía, tareas diarias, consumismo?

Imágenes: 20th Century Fox, Marvel Entertainment

Artículos relacionados: